CONSECUENCIAS DE LA BATALLA DE ALMANSA

 

Las consecuencias directas de la batalla de Almansa fueron la casi completa aniquilación del ejercito aliado en el levante y la recuperación para el bando borbónico de los reinos de Murcia, Valencia y Aragón . Aunque la lucha en la península aun duraría 7 años y ambos bandos sufrirían derrotas, la causa de Felipe V llevó desde entonces la iniciativa de la guerra.

 

Arruinada Francia por la guerra y las malas cosechas, Luis XIV impulsa la búsqueda de la paz y retira a su nieto el apoyo de las tropas francesas, que abandonan la península. Los austracistas al mando de Starhemberg vencen en Almenara en julio del 1709 y en Zaragoza en agosto y Carlos III vuelve a entrar en Madrid. Pero las condiciones de los aliados para firmar la paz incluyen no sólo la retirada del apoyo francés a Felipe V, sino su colaboración armada para derrotarlo. Luis XIV rompe las negociaciones y envía  en 1710 al mariscal Vendome con un ejército a España. Starhemberg se bate en retirada hacia Barcelona y es derrotado en Brihuega y Villa Viciosa.

 

El golpe definitivo para la causa austracista llega en 1711 con la muerte del emperador José I, siendo coronado Carlos como nuevo emperador. El apoyo a éste del resto de las potencias alidadas disminuye ante el temor de que se unifiquen en un sólo trono Austria y España. En la península las tropas de Felipe V asedian Barcelona. En 1713 se firma el Tratado de Utrecht por el que Felipe V conserva España y sus colonias de Ultramar, Inglaterra recibe Gibraltar y Menorca, Saboya Cerdeña y Austria Milán, Nápoles y los Países Bajos Españoles.

 

 

 

 

 

Volver a EntradaVolver a Rolyestrategia.com Volver a Almansa 1707Volver a Almasa 1707